El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, dijo este martes por la noche que, en el día 34 desde que Rusia lanzara su operación militar contra Ucrania, la invasión rusa «está llegando a su fin», pero que su país no reducirá los «esfuerzos de defensa», después de que Moscú anunciara que va reducir «drásticamente» sus operaciones en Kiev y Chernígov.

«Sí, podemos calificar de positivas las señales que escuchamos desde la plataforma de negociación. Pero estas señales no silencian las explosiones de los bombardeos rusos», afirmó Zelenski en su habitual mensaje a última hora del día, divulgado en la web de la presidencia ucraniana.

«[En] el día 34 de la invasión a gran escala de Rusia y de nuestra defensa a gran escala, [la invasión] está llegando a su fin», manifestó Zelenski.

El Ejército ruso inició este martes el repliegue de parte de sus tropas de los alrededores de Kiev y de la asediada ciudad norteña de Chernígov para centrarse en la conquista del Donbás, objetivo primordial de la actual campaña militar rusa en Ucrania.

«No reduciremos nuestros esfuerzos»

«El enemigo ruso lleva a cabo la retirada de unidades individuales de los territorios de las regiones de Kiev y Chernígov», informó el Mando General de las Fuerzas Armadas de Ucrania en su último parte militar del mediodía.

Sin embargo, Zelenski dijo que «no se debe bajar la vigilancia. La situación no se ha vuelto más fácil. El ejército ruso todavía tiene un potencial significativo para continuar los ataques contra nuestro Estado».

Por ello, el mandatario alertó de que «no reduciremos nuestros esfuerzos de defensa. Tanto en el norte de nuestro Estado como en todas las demás regiones de Ucrania. La defensa de Ucrania es la tarea número uno ahora, y todo lo demás se deriva de ella».

Zelenski recordó que el bombardeo sobre las ciudades «continúa». «Mariúpol está bloqueada. Los ataques aéreos y con misiles no se detienen. Esta es la realidad», dijo.

«Ataque insidioso»

El presidente ucraniano mencionó que este martes, en Mikolaiv se llevó a cabo una operación de rescate, y que se desmantelaron los bloqueos del edificio de la administración regional que fue destruido por los ataques con misiles rusos, que han causado por ahora doce muertos y 34 heridos.

Ese ataque ruso fue perpetrado, según Zelenski «de manera muy insidiosa», cuando la gente iba a conseguir trabajo por la mañana.

Por eso, insistió, las Fuerzas Armadas de Ucrania, los servicios de inteligencia y todos los que se han sumado a la defensa «son hoy la única garantía de nuestra supervivencia, como pueblo, como Estado».

Desconfianza en las negociaciones

Con respecto a las negociaciones en curso con Rusia, Zelenski dijo que «no vemos ninguna razón para confiar en las palabras de ciertos representantes de un Estado que sigue luchando por nuestra destrucción».

El presidente ruso, Vladímir Putin, reconoció este martes «avances» en las negociaciones con Ucrania, en una conversación telefónica con su homólogo francés, Emmanuel Macron, al tiempo que se mantuvo inflexible sobre su voluntad de continuar con la ofensiva en el este de ese país, según fuentes del Elíseo.

El repliegue en las zonas de en Kiev y Chernígov se produjo horas antes de que en Estambul los negociadores rusos anunciaran la decisión de «reducir la actividad militar» en ambas regiones con el fin de contribuir a la firma de un acuerdo de paz.

«Seguridad real»

Zelenski dijo que Ucrania continuará el proceso de negociación, y reiteró que debe haber «seguridad real» para su país y su soberanía.

«Las tropas rusas deben abandonar los territorios ocupados. Debe garantizarse la soberanía y la integridad territorial de Ucrania. No puede haber compromiso sobre la soberanía y nuestra integridad territorial. Y no lo habrá», insistió el presidente ucraniano.

Cualquier decisión que sea importante «no debe ser tomada por una persona o un grupo de personas con opiniones políticas, sino por todo nuestro pueblo. Los sabios de Ucrania», añadió.

Insistencia en las sanciones

Además, Zelenski instó a que el resto de países no esperen que las negociaciones afecten el levantamiento de las sanciones contra Rusia: «La cuestión de las sanciones ni siquiera puede plantearse hasta que termine la guerra, hasta que recuperemos la nuestra y hasta que restablezcamos la justicia», afirmó, y subrayó que, por el contrario, es necesario intensificarlas «semanalmente. Y deben ser de alta calidad».

EL mandatario mencionó que un equipo de expertos ucranianos e internacionales ya ha comenzado a trabajar para evaluar la efectividad de las sanciones impuestas a Rusia.

Por el lado ucraniano, esta área está coordinada por el jefe de la Oficina del Presidente, Andriy Yermak, y por el lado internacional, por Michael McFaul.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.