Fernando Alonso no quiere excesos de optimismo pese a su noveno lugar en la primera prueba de la temporada de Fórmula 1, el GP de Bahréin. El asturiano está contento con el resultado conseguido en la carrera inaugural, pero aun así pide calma y prudencia.


Fernando Alonso, en Bahréin

El piloto español no quiere hacer balance del rendimiento de su Alpine a las primeras de cambio. «Lo veremos al final del año. Hay equipos que han empezado delante, Ferrari empieza muy fuerte, Red Bull parece que también, Mercedes no tan fuerte como el año pasado, y McLaren un poco atrás», comentó Alonso en declaraciones para AS. «El Alpine es más estable, estamos más o menos como el año pasado a estas alturas, pero necesitamos más carreras, más ejemplos, circuitos diferentes, y creo que eso se podrá concluir al final del año».

La veteranía de Alonso es un factor determinante a la hora de valorar sus logros por parte del asturiano. «Tuve buenos y malos primeros grandes premios a lo largo de mi carrera, como en 2018, y eso no significa que luego tengas un buen año o uno malo. También en 2012, hicimos 12º en la primera clasificación, a 1.2 segundos de la pole, y liderábamos la clasificación del Mundial en la última carrera. El Mundial es muy largo, hay que esperar a ver cómo será el desarrollo en los próximos meses«, explica Fernando Alonso.

Lo que está claro es que el asturiano sabe cómo sacar el mejor partido de su coche en la Fórmula 1 actual. «Seguir ahora a otro coche es más fácil. Ya lo vimos en los test. Adelantar no es tan fácil como parece en televisión. Un coche tiene dos segundos más de ritmo, y ruedas nuevas. Yo adelanté coches cuando era dos segundos más rápido, y otros coches más rápidos que yo me adelantaron en pocas curvas. Necesitamos más carreras. Sé que es tentador escribir conclusiones en una carrera y es vuestro trabajo, pero debemos ser pacientes«.

Además, Alonso explica al medio español que los diferentes retoques que se pueden hacer al monoplaza afectan mucho más a su rendimiento que antes. «Si el coche pesa 60 kilos más, todo se nota a cámara lenta, quizás también a cámara lenta. Hicimos una exhibición con el R25 hace dos años y en televisión, como es tan ligero, parece reactivo y muy rápido. Conforme más pesa, menos sensación de velocidad tienes en televisión. Pero el cockpit se ha reforzado tras el accidente de Grosjean en Bahréin y el motor es más sostenible ahora con el combustible. Quizás en unos meses no recordemos la vieja generación de coches».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.