La primavera ha comenzado en España con lluvias que han ocasionado un diluvio mediterráneo y una bajada de temperaturas. Pero la amenaza de la calima se cierne de nuevo sobre la Península y puede volver a dejar lluvias de barro similares a las de la semana pasada. 


Gráfico: previsión de intensidad en las alergias.

Y es que las previsiones de la Aemet apuntan la llegada de una nueva borrasca atlántica desde el suroeste peninsular que reactivará las precipitaciones en casi toda la Península –especialmente en Andalucía, Murcia y Comunidad Valenciana- y en las islas Baleares.

Estas lluvias serán especialmente copiosas en la Comunidad Valenciana, donde se puede producir un «auténtico diluvio», según los expertos de ElTiempo.es.

Las precipitaciones podrían superar los 200 litros por metro cuadrado y hay avisos de nivel amarillo por cantidades de 60 milímetros en 12 horas y más de 180 en 12 horas.

De hecho, las abundantes precipitaciones de marzo aseguran el abastecimiento agrario y urbano en la Comunitat Valenciana y Región de Murcia durante lo que resta de año, según ha declarado a Efe el presidente de la Asociación de Geógrafos Españoles y responsable del Instituto de Climatología de la Universidad de Alicante, el catedrático Jorge Olcina.

El experto ha asegurado que se trata de «uno de los arranques de primavera, y final del invierno, más lluviosos de las últimas décadas» y, en este sentido, ha recordado unos datos de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET-Comunitat Valenciana) sobre los meses de marzo registrados, donde se concluye que éste de 2022 es el más lluvioso desde 1950 en el territorio valenciano.

«Son lluvias muy necesarias que han caído de forma continua y no torrencial, salvo en casos puntuales del interior de Castellón» pero que, en todo caso, «aminoran de forma muy notable el riesgo de sequía en la Comunitat Valenciana y Región de Murcia» y que «aseguran el abastecimiento agrario y urbano para lo que queda del año». 

Polvo africano

La posición de esta borrasca sobre el suroeste peninsular podrá facilitar una nueva irrupción de polvo sahariano. Se prevén vientos del sur aportando aire cálido y cargado de polvo desde África a toda la Península Ibérica y en menor medida a las islas Baleares. Este fenómeno podría dejar de nuevo lluvias de barro, principalmente en el sur de España. 

Alerta en Córdoba

En Córdoba, la primera teniente de alcalde del Ayuntamiento y presidenta de la empresa municipal de Saneamientos (Sadeco), Isabel Albás (Cs), ha informado este miércoles de que ya están «en alerta» ante la posible llegada de una nueva lluvia de barro en las próximas horas, de modo que los trabajadores están «preparados para la situación que pueda sobrevenir».

Albás ha dicho que ya tienen «un poco más de experiencia», tras «coger por sorpresa absolutamente a todos hace unos días esa situación de tener toda la ciudad sucia», algo que «era la primera vez que pasaba en la historia», ha subrayado.

Más lluvias en la Península

Además de en estos puntos, lloverá en el norte de Galicia y el área cantábrica, entorno de Pirineos, Gredos e Ibérica sur, con la cota de nieve entre los 1.800 y los 2.000 metros en el sureste peninsular, 1.200 a 1.800 en los sistemas Ibérico y Central y 1.200 a 1.800 en la Cordillera Cantábrica.

Por ello, la Aemet ha puesto en aviso naranja a Andalucía por lluvias, viento, tormentas y fenómenos costeros; en amarillo por nevadas a Aragón, Castilla y León y Extremadura, por lluvias y/o fenómenos costeros a Cataluña, Murcia, Aragón, Ceuta y Castilla-La Mancha y por viento a Navarra.

En cuanto a las temperaturas, las máximas aumentarán en Galicia y Pirineos y descenderán en la meseta Sur, mientras que las mínimas ascenderán en Andalucía, con heladas en Pirineos y Sierra Nevada y probable calima en Melilla, sureste peninsular y Andalucía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.