Una mujer ucraniana de 63 años que hace poco mas de un mes viajó a España para ver nacer a su nieto y cuidar de su hija, residente en nuestro país dese hace doce años, ha sido la primera refugiada de ese país que ha sido regularizada y a la que se le ha concedido protección, permiso de residencia y de trabajo.

Lo ha contado el Ministerio de Interior en su cuenta de Twitter. «Emocionados al expedir la primera resolución de protección. Concede protección, permiso de residencia y trabajo a una mujer ucraniana en España tras huir de su país por la guerra».

Ha sido en el centro de recepción y acogida de refugiados de Pozuelo de Alarcón (Madrid) habilitado por el Ministerio de Inclusión y Migraciones y donde el Ministerio del Interior ha instalado una oficina policial con 25 agentes de Extranjería y de Policía Científica para los trámites de asilo y refugio.

Allí ha acudido esta ucraniana en compañía de su hija, una mujer de 33 años que hace doce vino a Madrid a trabajar y que cuenta a Efe que su madre no pudo volver a Ucrania porque cuando iba a hacerlo, Rusia invadió su país y estalló la guerra.

Su madre viajó hace un mes a España pata cuidarla tras dar a luz. En Ucrania se quedaron su padre y su hermano, sitiados en sendas ciudades que han sido asediadas por el Ejército de Vladimir Putin.

De hecho, según resalta esta mujer a Efe, su padre está ahora en un pueblo entre Chernóbil y Kiev, unidas por una carretera por la que desde el primer día de la guerra, según le relataba su progenitor, no cesaban de pasar «cientos y cientos» de tanques rusos.

Además de volar un puente que les podía comunicar con otras ciudades los rusos dejaron sin luz, agua y gas a esa ciudad. Hace tres días han volado también la torre de telecomunicaciones. Desde entonces, ya no ha podido contactar con su padre, explica esta mujer que prefiere no dar su nombre.

Sí puede seguir haciéndolo con su hermano, que permanece en un pueblo a unos 50 kilómetros de Kiev.

Esta mujer llegó a España hace doce años. Siempre quiso vivir en Madrid. De pequeña formaba parte de plan de acogida de Cruz Roja en familias españolas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.