Un juez federal en California (EE UU) dictaminó este lunes que el ahora expresidente estadounidense Donald Trump «probablemente» cometió un delito grave al intentar obstruir la labor del Congreso con un plan para tratar de socavar el resultado de las elecciones de 2020 el 6 de enero de 2021, fecha del asalto al Capitolio por parte de simpatizantes del exmandatario.


El expresidente de EE UU Donald Trump, durante un mitin en Des Moines, Iowa.

El juez David Carter, del Tribunal del Distrito Central de California, emitió su opinión escrita al ordenar que 101 correos electrónicos confidenciales de John Eastman, aliado de Trump, sean entregados al comité del Congreso que investiga el ataque al Capitolio de Estados Unidos por parte de los partidarios de Trump el año pasado.

“Según la evidencia, el Tribunal considera que lo más probable es que el presidente Trump intentó obstruir de manera corrupta la sesión conjunta del Congreso el 6 de enero de 2021”, expuso Carter.

El juez afirmó que el plan que Eastman ayudó a desarrollar era obviamente ilegal y que el entonces presidente Trump (2017-2021) lo sabía en ese momento.

Dictamen histórico

El dictamen de Carter, quien fue nombrado por el ahora expresidente Bill Clinton (1993- 2001), representa un hito en la historia de la justicia de EEUU al indicar que un presidente en funciones «probablemente» cometió un delito.

El pasado 2 de marzo, los investigadores del comité presentaron un documento en el cual apuntan que Trump e Eastman cometieron dos posibles delitos: conspiración para defraudar a EE UU y obstrucción de un proceso oficial del Congreso.

Los investigadores indican que ambos trabajaron conjuntamente para tratar de convencer al entonces vicepresidente Mike Pence de obstaculizar en la sesión del Congreso del 6 de enero de 2021 la certificación de los votos del Colegio Electoral, y por tanto de la victoria del actual presidente, Joe Biden, en las elecciones de noviembre de 2020.

Otros dos asesores, declarados en desacato

Con ese propósito, el comité ha solicitado acceso a documentos y citado a declarar a aliados de Trump, que en algunos casos se han negado a cooperar, lo que ha motivado que el exasesor presidencial Steve Bannon haya sido acusado de desacato por la vía penal.


'Steve Bannon, el gran manipulador': un programa sobre nada

Este mismo lunes, el comité votó declarar asimismo en desacato a dos antiguos asesores de  Trump (2017-2021) por negarse a colaborar con las pesquisas.

El comité, formado por siete demócratas y dos republicanos, votó por unanimidad a favor de recomendar que el pleno de la Cámara Baja declare en desacato a Dan Scavino, exayudante del jefe de Gabinete de Trump, y a Peter Navarro, exasesor de comercio del mandatario.

Ahora, las acusaciones en contra de Scavino y Navarro se votarán en el pleno, donde presumiblemente recibirán el apoyo de la mayoría demócrata, y luego pasarán al Departamento de Justicia, que deberá decidir si convoca a un gran jurado para formalmente acusarles de desacato por la vía criminal.

Hasta un año de cárcel

El cargo de desacato acarrea una pena máxima de un año de cárcel y una multa de 100.000 dólares, según el Servicio de Investigación del Congreso.


El presidente de EE UU, Donald Trump, junto a su jefe de gabinete, Mark Meadows, en la Casa Blanca, el 8 de mayo de 2020.

Además de a Bannon, quien tendrá que ir a juicio este julio para responder a la acusación, la Cámara Baja ya declaró también en desacato al exjefe de Gabinete del presidente, Mark Meadows.

El comité que investiga el asalto al Capitolio fue creado por la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, y está formado por una mayoría de congresistas demócratas, aunque hay dos integrantes republicanos -Liz Cheney y Adam Kinzinger- que están enfrentados con Trump.

Su misión es investigar por qué ocurrió el asalto, quién fue responsable y qué se puede hacer para evitar otro suceso similar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.