El GP de Arabia Saudí puede haber sido un antes y un después en el equipo Alpine, y no precisamente en positivo. 

Ocurrió en la vuelta 10 de carrera. Esteban Ocon había perdido la quinta posición con George Russell y Fernando Alonso venía muy fuerte por detrás, por lo que pronto se puso a rueda de su compañero. La lógica apuntaba que iba a ceder la posición con el asturiano, dado que venía más rápido… pero no lo hizo.

La cara de Otmar Szafnauer, jefe de la escudería, lo decía todo. Ocon no sólo no se dejó adelantar, sino que le cerró con una agresividad impropia entre compañeros de equipo. Alonso tuvo que clavar los frenos para no chocarse.

Aunque Alonso acabó ganándole la plaza, Ocon defendió con uñas y dientes. No es la primera vez que el francés se muestra muy agresivo con su propio compañero, ya que hace años protagonizó un incidente similar con Sergio Pérez cuando ambos estaban en Force India (actual Aston Martin).

Esta agresiva (e infructuosa) defensa de Ocon le costó una investigación, pero sin sanción, y sobre todo que los rivales les cazaran.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.