Haciendo caso omiso de la decisión de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de las Naciones Unidas, que ordenó a Rusia poner fin de inmediato a su invasión de Ucrania, Rusia debe renunciar a todos los derechos otorgados por la Carta de la ONU, en particular, su poder de veto en el Consejo de Seguridad de la ONU.

La declaración correspondiente fue hecha por el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Ucrania, Oleh Nikolenko, en un comentario para Ukrinform.

«Rusia quiere sentarse en dos sillas a la vez. Por un lado, no quiere cumplir con la orden vinculante de la Corte Internacional de Justicia de la ONU. Por otro lado, quiere seguir disfrutando de los privilegios del derecho internacional. Pero el derecho internacional no se puede quitar como la cola de un perro”, dijo Nikolenko.

Según él, la orden judicial es vinculante y, de acuerdo con las normas del derecho internacional, crea obligaciones legales para la Federación Rusa.

«La declaración de Rusia de que el tribunal no tiene jurisdicción para considerar la reclamación de Ucrania y, en consecuencia, hacerla cumplir es nula y sin efecto. Durante la audiencia, el tribunal rechazó las objeciones de Rusia y confirmó su autoridad para emitir su orden”, agregó Nikolenko.

Según él, a pesar del intento de Rusia de interpretar libremente la orden de la Corte Internacional de Justicia de la ONU, Rusia no podrá eludir la responsabilidad por sus crímenes contra el pueblo ucraniano.

mk

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.