Tras varias semanas de intenso asedio, las fuerzas militares rusas han cercado la principal ciudad del norte de Ucrania, Chernígov, situada a unos 150 kilómetros al norte de Kiev. Según fuentes locales, la localidad ya no tiene agua corriente y es imposible el acceso para llevar ayuda humanitaria o evacuar a civiles, al estar rodeada por el Ejército ruso. Tras llegar a las puertas de Kiev por el noroeste y el este desde Sumy, este flanco que ha entrado en Ucrania desde Bielorrusia se podría unir al asedio de la capital en caso de seguir avanzando.

Fuentes ucranianas aseguraban este domingo que los combates y bombardeos rusos en Chernígov habían causado 200 muertos y 44 heridos y han alertado de que muchos de los heridos no sobrevivirán si no son evacuados. Fuentes del Gobierno ucraniano han destacado que la ciudad está resistiendo los ataques rusos desde hace semanas y ya hace veinte días Amnistía internacional denunció la muerte de más de cuarenta personas tras varios bombardeos.

El presidente de la Administración Regional Estatal de Chernígov, Viacheslav Chaus, ha destacado que la ciudad resiste gracias a los voluntarios y a las Fuerzas Armadas. «Debido a la destrucción de la infraestructura crítica y las hostilidades activas en la ciudad de Chernígov, no hay suministro de electricidad, calefacción y agua. El gas funciona solo parcialmente», añadió.


El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski.

La localidad está cerca de la frontera con Rusia y Bielorrusia y en ella residen ahora mismo la mitad de los 285.000 habitantes censados antes de la invasión rusa del 24 de febrero. Todavía es pronto para saber si como ocurrió con Sumy, las tropas rusas seguirán avanzando en este tercer flanco hacía Kiev o se centrarán en tomar la ciudad.

Por su parte, el alcalde, Vladislav Atroshenko, ha descrito este sábado el estado de la ciudad como «catastrófico». Según sus palabras, la ciudad se encuentra sin energía y es imposible salir de ella porque las fuerzas rusas han destruido un puente que enlaza la localidad con la capital, Kiev. Además, también se ha destruido el paso peatonal, lo que ha dejado completamente aislada la urbe.

«Estamos decidiendo cómo sacar a los heridos graves por cualquier medio. No podemos operarlos localmente», ha declarado antes de agregar que unas 44 personas, tanto militares como civiles, necesitaban atención médica.

¿Podría ocurrir lo mismo que en Mariúpol?

Chernígov amenaza con convertirse en una segunda Mariúpol, ciudad símbolo de la resistencia ucraniana, pero también de la tragedia humana por el prolongado asedio que lleva sufriendo y que se encuentra en estos momentos ante sus ultimas horas antes de ser tomada.

El Instituto para el Estudio de la Guerra (ISW, en inglés), con sede en EE UU, coincide en esta evaluación: «el Ejército ruso continúa concentrando reemplazos y refuerzos en Bielorrusia y Rusia al norte de Kiev, para luchar por posiciones en las afueras de la capital e intentar completar el cerco y la captura de Chernígov», sostiene.

En su último análisis, el ISW afirma que «las actividades rusas alrededor de Kiev no muestran cambios en la priorización del alto mando ruso de la lucha alrededor de la capital de Ucrania, que continúa ocupando la mayor concentración individual de fuerzas terrestres rusas en Ucrania».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.