La campaña de la declaración de la Renta correspondiente al ejercicio económico de 2020 finalizó el pasado 30 de junio de 2021 y cerca de 14 millones de contribuyentes tuvieron derecho a devolución por parte de Hacienda. No obstante, a las puertas de la próxima declaración que empieza el 6 de abril, puede que algunas personas todavía no hayan recibido el importe correspondiente por parte de la administración.

Según la Agencia Tributaria, se puede abonar el dinero que les toca devolver en un plazo de hasta seis meses desde que se presenta la declaración, aunque se haya realizado fuera del plazo estipulado. Por tanto, el mes de diciembre de 2021 era el último en el que la Agencia Tributaria podía devolver el dinero en el plazo correspondiente.

Sin embargo, según el artículo 103 de la Ley del IRPF, el plazo puede extenderse hasta seis meses después de que finalice el proceso establecido. Una vez superado este plazo, el contribuyente tendría que cobrar por los intereses de demora.

¿Cuáles son los motivos?

Como explican desde la entidad bancaria ING, si el organismo público está tardando más de lo establecido en devolver el importe al contribuyente, suele ser por un retraso en la revisión de las declaraciones o por haber notificado algún error en la declaración.

«El motivo más habitual por el que una devolución se retrasa es porque Hacienda está comprobando los datos de tu declaración», indican. Generalmente, se debe a cuestiones sencillas de solventar, como una deducción aplicada a la que no tenías derecho o datos erróneos en las cifras salariales.

En este sentido, la manera más sencilla es averiguar cómo se encuentra el estado de la tramitación de la declaración a través de Renta Web con Certificado Digital, DNI Electrónico, Cl@ve PIN o con el número de referencia de tu IRPF. Si Hacienda ingresa la devolución fuera del plazo, tendrá que añadir de manera automática todos los intereses de demora, que son del 3,75%,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.