Con los precios de la luz disparados, es importante mantener un consumo razonable para que nuestra factura sea lo menos abultada posible. Además, podemos tomar otras medidas que nos ayuden a rebajar el consumo.

Una de ellas es qué bombillas elijamos para iluminar nuestra vivienda. Además de para consumir poco, elegir la bombilla correcta nos puede servir para ser más respetuosos con el medio ambiente.

Tal y como recoge el portal Eltiempo.com, en el mercado existen actualmente tres tipos de bombilla: bombillas con iluminación LED, de halógenos eco y con iluminación fluocompactas.

Las LED son las más eficientes y duraderas, aunque dentro de estas hay tres tipos diferentes, según la luz que den: bombillas LED de luz cálida; LED de luz natural y bombillas LED de luz fría.

En cambio, en cuanto al tipo de bombilla, se pueden clasificar en: estándar esférica, globo, vela y GU10 y MR16 (GU5.3). En cuanto al ángulo de apertura de la bombilla LED, hay tres tipos: de ángulo reducido; de ángulo medio y de ángulo grande.

Las bombillas halógenas ECO se pueden clasificar a su vez entre G9, decorativas y G4. Tienen una vida útil de 3.000 horas. Las bombillas fluocompactas tienen entre 6.000 y 10.000 horas de vida y consumen entre un 75 y un 80% menos que las bombillas tradicionales.

A la hora de elegir una bombilla LED, hay que tener en cuenta estos factores: rapidez del encendido y del apagado; tono y calidez de la luz; ángulo de apertura; consumo y nivel de eficiencia.

Además, antes de comprar una bombilla, se debe observar con detalle la etiqueta, donde podremos ver su eficiencia energética, una clasificación que va de A++ a la E.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.