El presidente ruso, Vladímir Putin, ha acusado este viernes a los «estados occidentales» de adscribirse a la «cultura de la cancelación» en un intento de eliminar los logros de «un país milenario» como es Rusia.

«La notoria ‘cultura de la cancelación’ se ha convertido en la abolición de la cultura rusa«, ha señalado Putin durante una entrega de premios en Moscú.

Compositores como «Tchaikovski, Shostakovich, o Rachmaninov están excluidos de los carteles de los conciertos, y los escritores rusos y sus libros también están prohibidos», ha lamentado el presidente.

El presidente ruso trazó un paralelismo con «la última vez que los nazis llevaron a cabo una campaña masiva de este tipo para destruir literatura objetable en Alemania hace casi 90 años«, según declaraciones recogidas por la agencia TASS.

Putin ha denunciado finalmente a «varios estados occidentales, con la plena connivencia y, a veces, con el apoyo de las élites gobernantes», de «cancelar todo un país milenario». «Estoy hablando de la discriminación progresiva de todo lo relacionado con Rusia«, ha remachado el presidente.

«La contribución de la cultura rusa al desarrollo de la civilización mundial no tiene precio. Durante siglos, los maestros rusos de la literatura, la música y las bellas artes le han dado a la humanidad no solo nuevas tradiciones estéticas, sino también ideales y significados que han se conviertan en pautas morales, espirituales, para millones de personas, para generaciones enteras«, ha concluido.

JK Rowling, ejemplo de discriminación cultural

La comparecencia del presidente ruso ha desembocado en un encontronazo con la escritora británica JK Rowling, autora de los libros de ‘Harry Potter‘, a quien puso como ejemplo de discriminada cultural por las críticas de la comunidad transexual después de declarar en 2020 que el sexo biológico era un factor determinante a la hora de determinar la identidad de las personas.

«La escritora fue ‘cancelada’ porque no agradaba a los supuestos adalides de lo que llaman libertad de género«, declaró Putin en unos comentarios que pronto recibieron respuesta de la escritora en Twitter.

«Las críticas a la cultura occidental de la cancelación quizás no deberían proceder de aquellos que están masacrando civiles por resistirse o quienes encarcelan o envenenan a sus críticos«, ha hecho saber la escritora en un mensaje acompañado de la imagen del opositor ruso Alexei Navalni, quien precisamente denunció haber sido víctima de un envenenamiento organizado por el Kremlin, que ha negado toda responsabilidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.