Los expertos no tienen claro que el origen de la inflación disparada en España -en marzo ha alcanzado el 9,8%, una cifra que no se veía desde 1985- se deba principalmente al impacto de la guerra en Ucrania, una tesis que ha defendido hoy el ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital al conocer este dato demoledor para la economía española.


Evolución del Índice de precios del consumo en los últimos 35 años.

«Preveíamos que iba a continuar esa tendencia alcista y por eso es tan urgente e importante poner en marcha el plan nacional de respuesta a la guerra», ha dicho la ministra Nadia Calviño en el Congreso de los Diputados, «El objetivo es que cuanto antes empiece a cambiar la tendencia, empiecen a bajar los precios y tengamos niveles de inflación más moderados».

El ministerio ha asegurado este miércoles que el 73% del incremento de la inflación por los precios energéticos y los carburantes está «muy relacionado con la invasión de Ucrania». Una tesis que los expertos ponen en duda porque los precios llevan subiendo bastante más tiempo, desde abril del año pasado.

«El dato es muy preocupante por dos razones: en primer lugar porque nada hace presagiar que esta tendencia esté próxima a su fin; en segundo lugar, porque las medidas no se están implementando con la celeridad que reclama esta situación«, explica Eduardo Irastorza, profesor de OBS Business School. «No es solo la guerra de Ucrania lo que afecta porque hay factores estructurales que no se han afrontado a su debido tiempo y por los que ahora estamos pagando. No podemos ocultar bajo la capa de la guerra una situación estructural deficiente y preocupante en nuestra economía».


El rey de España don Juan Carlos junto a los políticos (de izquierda a derecha) Landelino Lavilla, Santiago Carrillo, Adolfo Suárez, Felipe González, Miquel Roca, Xavier Arzallus y Manuel Fraga, en la década de los años 80.

La ministra ha intentado hoy tranquilizar a la ciudadanía y a los pensionistas por la pérdida de poder adquisitivo que supone una inflación tan disparada y superior a la revalorización pactada de las pensiones (un 3,1%) y el alza de los salarios en convenio (el último dato de febrero marca el 2,2%). «Es un escenario marcado por la incertidumbre y adoptaremos medidas ágiles, eficaces y a corto plazo», dice Calviño sobre un plan que de momento estará vigente tres meses y que, según la responsable económica del Gobienro, «se adaptará si fuera necesario».

Es un escenario marcado por la incertidumbre y adoptaremos medidas ágiles, eficaces y a corto plazo

«Es cierto que hace unas horas se hicieron públicas las últimas iniciativas del gobierno para atajar este impacto en las economías más sensibles, pero aun así la falta de seguridad de la ciudadanía de que esto vaya a ser suficiente sigue latente«, zanja sin embargo Irastorza. 

Los sindicatos tampoco están satisfechos por un plan que, según ellos, se queda corto: «La carestía no solo afecta al precio de la energía sino también de los alimentos, que ya tuvieron un comportamiento más inflacionario durante la pandemia», aseguran desde Comisiones Obreras. «Es urgente proteger el poder adquisitivo de las rentas más bajas porque el paquete de medidas aprobado por el Gobierno es insuficiente para este fin».

«Es urgente proteger el poder adquisitivo de las rentas más bajas porque el paquete de medidas aprobado por el Gobierno es insuficiente para este fin»

Funcas es más optimista. La patronal de cajas apunta en su último informe que el plan de choque del Gobierno amortiguará «en torno a un punto porcentual» el alza de los precios este año e impedirá así llegar en España a los dos dígitos de inflación. El IPC medio del año pasaría de este modo del 6,8 % al 5,8 %. «La inflación podría encontrar un pico entre este mes y el mes que viene», asegura el director de Coyuntura de Funcas, Raymond Torres.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.