El Villarreal completó una noche para la historia en Turín con una victoria inolvidable. Rulli fue el héroe de la primera parte con sus paradas al imperial delantero Vlahovic, y en la segunda el submarino amarillo se desató con tres goles que dejaron un rotundo resultado (0-3) ante una Juventus que acabó desquiciada. En el bombo de los cuartos de final de la Champions, este viernes, habrá tres equipos españoles tras el pleno en octavos.


Real Madrid, Atlético y Villarreal estarán en cuartos de Champions

Si algo tiene esta Juve es pegada. Sus dos delanteros son la base de su juego, y no tardaron en demostrarlo antes. La primera ocasión fue para Álvaro Morata en un remate de cabeza a perfecto centro de Cuadrado, pero Rulli se lució con su primera parada de mérito en una buena estirada.

El relevo del madrileño lo tomó Dusan Vlahovic, que demostró por qué es el delantero de moda del fútbol europeo. El serbio solo necesitó un balón con un poco de espacio para demostrar su potencia, pero su potente zurdazo encontró la respuesta del inspiradísimo Rulli.

Un centro de Di Sciglio desde la izquierda sin aparente peligro se convirtió en la mejor ocasión del choque. Se anticipó Vlahovic a la defensa amarilla y su remate, aparentemente sin ángulo, se estrelló en el larguero.

Se había librado el Villarreal, que fue creciendo con el paso de los minutos. En una buena contra llegó su ocasión más clara, pero el remate de Lo Celso se perdió a escasos centímetros del palo.

El conjunto de Emery dio un paso al frente y, aunque sin ocasiones claras, tuvo el balón lo suficiente para frenar el ímpetu turinés. Eso sí, a punto estuvo de nuevo Vlahovic de marcar, pero una vez más se encontró con un rapidísimo Rulli, que le cerró el espacio a su cabezazo tras un córner,

Tras el descanso, la Juve fue de nuevo a por el partido, pero sin ideas. El balón era suyo, pero ya no aparecía Vlahovic como en la primera parte, ni tampoco Morata.

El Villarreal había superado el empuje de los turineses, y su ocasión llegó. Una internada en el área de Coquelin acabó en un claro derribo de Rugani y pese a que el colegiado no lo vio, el VAR le avisó. Penalti que Gerard Moreno, que había entrado en la segunda parte, no perdonó pese a que Szczesny no estuvo lejos de detener el lanzamiento.

La Juve su hundió tras el gol, pese a que un tanto forzaba la prórroga. El Villarreal llegó con más peligro que nunca y en un córner, Pau Torres aprovechó el desconcierto de la zaga italiana para marcar a placer el segundo.

La fiesta del Villarreal se completó en otro despropósito de jugada atrás de la Juve. Robó Gerard Moreno ante la lentitud de De Ligt y el central neerlandés acabó haciendo penalti al tocar el balón con la mano para marcar. Esta vez el responsable de lanzarlo fue Danjuma, que lo hizo de manera inapelable para completar una noche histórica

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.