España y otros países ‘pacifistas’ de la UE llevan años protagonizando una ‘anomalía atlántica’: su gasto en Defensa apenas roza el 1% del PIB, la mitad de lo que nos reclama EEUU. La guerra ha llevado a Sánchez a aceptar que España duplique en torno a 10.000 millones ese gasto. Toca cumplir con la OTAN. Igual que toca también cumplir con los ciudadanos y presentar cuanto antes el plan de choque para paliar el revés económico que ya sufren muchas familias. Las dos medidas son compatibles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.