Recientemente se ha celebrado el Día Internacional de la Mujer, una fecha para reivindicar la igualdad de género, el liderazgo femenino y, sobre todo, los derechos de todas las mujeres alrededor del mundo. Sin embargo, pese a que la mujer lleva más de 40 años integrada en el mundo laboral, todavía es necesario visibilizar el papel de todas aquellas mujeres que rompen estereotipos y lideran su sector desafiando a la desigualdad laboral.

En el mundo de la moda de nuestro país, son ellas quienes lideran el mercado, desde ser las principales consumidoras hasta ser las propietarias de sus propias empresas, suponiendo el 60% del sector. La moda en España tiene nombre de mujer.

Una de ellas es Daniela Villarrubia, CEO, junto a su pareja, de Laamuse, una firma de lencería que ha llegado para romper con lo establecido sobre lo que consideramos sexy y femenino, además de apostar firmemente por la sostenibilidad.

Fotografía editorial del catálogo de Laamuse.
Fotografía editorial del catálogo de Laamuse.
Cortesía


Fotografía editorial del catálogo de Laamuse.

Nacida en plena pandemia, Laamuse viene a levantarnos el ánimo desde el interior con colores vivos y brillantes utilizando la psicología del color, que se ha convertido en el sello de la firma. Con patrones y tejidos cómodos y que respetan las líneas y curvas de cada mujer, la firma no solo se ha convertido en toda una revelación en el mundo de la lencería, también es un ejemplo del éxito de las mujeres empoderadas como Daniela, con la que hemos podido hablar. 

¿Por qué nació Laamuse?

«La marca nació de las ganas de crear algo. Tanto mi pareja como yo venimos del mundo de la moda para grandes marcas del grupo Inditex y vimos como era el mundo de las colecciones, todo lo que contaminaba y cómo se creaban en las distintas producciones y no nos gustaba nada. Por eso decidimos crear nuestra propia marca con procesos más sostenibles posibles y de forma muy local, naciendo Laamuse».

¿Cómo es ser mujer y emprendedora en España?

«En general, el atributo de ser mujer no me ha supuesto ningún problema para llevar a cabo cualquier tarea. Mis padres me han preparado desde pequeña para ser una mujer con formación y ser proactiva en el ámbito laboral, y esto me ha dado armas para ser la mujer que soy hoy en día. Sí que es cierto que emprender no es una tarea fácil. Y en este tema no creo que haya distinciones de género y edad. Sacar adelante un negocio cuesta mucho, esa es la realidad. Tienes que estar preparada para poder liderar tu proyecto y tu equipo y, muchas veces, la clave es acertar con ese equipo de personas que trabajan a tu lado. La empresa son las personas, y yo creo mucho en esto». 

«Consejo para mujer que quiera emprender: tienes que confiar en tu proyecto y, sobre todo, en ti»

¿Cuáles han sido los mayores obstáculos que has encontrado?

«Uno de los principales obstáculos que me he encontrado son las cantidades mínimas para producir. Parece ser que muchas empresas proveedoras tienen un modelo de negocio enfocado a las medianas y grandes empresas, pero no a las pequeñas empresas o las que nacen. La industria de la moda tiene el problema de que el cliente está acostumbrado al ‘low cost’, sin tener en cuenta la calidad del producto, los efecto negativos que tienen en el medio ambiente y el detrimento que provoca en la riqueza de un país. La fabricación sostenible es cara y parece que a la gente le cueste percibir el valor real de una prenda que está hecha en España y con unas condiciones dignas y justas para todos los procesos de producción, tanto para la mano de obra, como las materias, etc. Esto es un beneficio social de cercanía y en el que todos ganamos si todos entendemos el valor real. Creo que es importantísimo que defendamos nuestra industria; nuestro futuro depende de ello. Otro obstáculo es generar una marca nueva de confianza. La gente compra online cuando conoce la marca, pero cuando es nueva cuesta mucho que depositen en ella su confianza. Es por ello que conseguir un cliente nuevo siempre cuesta más esfuerzos».

Fotografía de Laamuse.
Fotografía de Laamuse.
Cedida

Has comentado que para vosotros la sostenibilidad es muy importante, ¿cómo contribuye a ella Laamuse?

«Lo que no queremos cuando estamos haciendo procesos de producción es contaminar en ninguna de las fases. Tanto para mi socio como para mí, sostenibilidad es hacer las cosas locales, a dar trabajo a la gente de aquí, porque antes la zona de Cataluña tenía mucha empresa textil. Sin embargo, con el paso de los años se fueron yendo a países de Asia y ahora resulta muy difícil, ya que apenas hay proveedores, pero queremos apoyar en todo lo posible el sector textil de nuestro país. La sostenibilidad para nosotros es ser lo más locales posibles y por eso no tenemos planes de enviar fuera de España, ¿de qué te sirve tener algodón orgánico si luego estás enviando prendas a Estados Unidos? No por tener tejidos orgánicos eres una marca sostenible. Para nosotros sostenibilidad es utilizar algodón, producción local y hacer entregas en España».

¿Quién es la mujer Laamuse?

«Es una mujer todoterreno, de cualquier edad, que hace mil cosas al día, que confía en sí misma, no antepone gustar a los demás a su felicidad… Hemos hecho encuestas y hemos visto que muchas mujeres se visten para gustar a sus parejas y lo que queremos con Laamuse es que la mujer se vista para gustarse así misma, para confiar en sí misma y para sacar lo mejor de ella. Esto también lo hacemos mediante el poder del color y cómo nos hace sentir».

¿Por qué os habéis decidido por una lencería más simple y cómoda en lugar de los diseños sexualizados tradicionales?

«Nosotros creemos en prendas que sean por y para la mujer, porque al final ella necesita prendas que sean para el día a día y lo más cómodas posibles. Lo que veíamos es que en el sector moda íntima no se ha innovado tanto y que todavía estaba muy sexualizado y enfocada a poder gustar al hombre, porque desde pequeñas nos han enseñado que para gustarles o sentirnos sexis debemos usar prendas de encaje. Entonces, nosotros dijimos ¿por qué no es igual de sexy una mujer con prendas de algodón y que al sentirse cómoda con lo que lleva tenga más confianza consigo misma?» 

¿Crees que ser mujer (y además joven) ha sido un impedimento a la hora de crear tu propia marca?

«Creo que lo más importante es tener ganas de emprender, estar enamorado de tu proyecto y rodearte de gente positiva que piense igual y que tenga el mismo objetivo. Consejo para mujer que quiera emprender: tienes que confiar en tu proyecto y, sobre todo, en ti. Mucha gente te dirá que no estás preparada o que tu idea no es buena, pero si tienes ganas de hacerlo, hazlo, porque nadie lo hará por ti. Piensa que es un camino duro, lleno de piedras que tendrás que ir esquivando, pero merece mucho la pena».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.