La industria láctea española ha anunciado que se ve abocada a suspender su actividad trasformadora como consecuencia de la huelga de transportes que se viene desarrollando en los tres últimos días en España, según ha informado la Federación Nacional de Industrias Lácteas (Fenil) en un comunicado.


Audios virales sobre la huelga de transportes

Las fábricas han visto interrumpido el suministro de los insumos necesarios para la elaboración de productos lácteos, así como el traslado del producto terminado a las cadenas de distribución. Estos factores han anulado la capacidad de envasado y de almacenamiento y la gestión de un alimento que es altamente perecedero y esencial para el consumo diario.

Esta paralización está acarreando consecuencias sociales, económicas y medioambientales «inevitables», según Fenil, que integra a más de 60 empresas del sector y representa más el 95% de la producción nacional de productos lácteos. La huelga supondrá la suspensión de la recogida de la leche en las explotaciones ganaderas desde este jueves y, sobre todo, pone en riesgo el abastecimiento de productos lácteos.

La federación ha señalado que este panorama es el resultado «del desamparo y la impotencia» de los transportistas ante la actuación de los mal llamados piquetes informativos, que han bloqueado su actividad.

Fenil ha subrayado que solo se revertirá esta decisión si se garantiza el derecho a la movilidad y la seguridad de los transportistas que no han secundado el paro y se evitan conflictos de orden público en las carreteras españolas, circunstancia conjugable con el respeto del derecho de huelga.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.