El aumento de la inflación y la consiguiente subida de los precios en todos los ámbitos de nuestra vida ha afectado también a las marcas de alimentación, que recurren al proceso de reduflación para contrarrestar los problemas económicos sin que el consumidor lo note en gran medida.

La filial estadounidense de Pepsi, Frito-Lay, encargada de producir y comercializar los populares Doritos, es una de las afectadas, y desde 2021 el contenido de las bolsas de este snack es menor como consecuencia de la pandemia. 

Así, el tamaño grande ha pasado de pesar aproximadamente unos 276 gramos a 262, una diferencia de unos cinco nachos prácticamente imperceptible para los consumidores, que siguen pagando el mismo precio por menos cantidad, según un estudio realizado por Quartz que recoge Gizmodo.

Así es como las firmas tratan de evitar incrementar los precios de sus productos. Frito-Lay no ha sido la única que en este tiempo ha optado por esta artimaña y, siguiendo con los productos de alimentación, las cajas de cereales de Shreddies tienen 110 gramos menos en su interior, así como las galletas saladas de Wheat Thins, que han reducido su contenido el peso equivalente a unas 28 galletas.

También otros artículos convencionales como la pasta de dientes se suman a esta práctica con el mismo objetivo. El dentrífico Crest 3D White Radiant Mint ahora es ocho mililitros más pequeño, lo que supone que el consumidor se lava los dientes una vez menos que antes.

La inflación en España alcanzó el 7,6% el pasado mes de febrero, hasta dos puntos más de lo previsto inicialmente a causa de la guerra en Ucrania, que ha disparado los precios de la electricidad, la gasolina y el gas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.