Conversamos con José Miguel Doval, Presidente de la Real Sociedad Canina desde noviembre de 2021, junto a mastines del Pirineo sobre lienzo y la escultura de un pastor alemán y tras haberle fotografiado con una teckel en brazos. En las oficinas dogfriendly de la Canina en Madrid las representaciones de canes abundan. No es de extrañar, los perros son su razón de ser. La cinofilia, la afición hacia los perros y su cría, es el origen de esta veterana entidad que organizará entre el 23 y el 26 de junio en IFEMA el World Dog Show 2020, un evento internacional que tuvo que ser retrasado por la pandemia y al que no podrán asistir los jueces rusos.

¿Cómo diría usted que se cría en España?

No es una pregunta fácil, porque hay mucha gente que cría y que no está dentro de nuestro ámbito de actuación. Nosotros controlamos solo un número determinado de criadores y de perros que nacen al cabo del año. Luego hay todo un mundo de de perros que nacen fuera de nuestro ámbito, sin un control genealógico, muchas veces también sin identificar… que creo que son sobre los que hay que actuar.

¿Qué es la Real Sociedad Canina? ¿Cómo describiría su labor? 

Cuando esta asociación nació, hace 111 años, solamente se dedicaba a registrar en un libro genealógico el nacimiento de perros de pura raza. Pero después ha ido evolucionando al ritmo que otras sociedades homólogas a la nuestra en el resto del mundo, y ahora abarcamos toda la actividad que se pueda realizar con perros, en particular con perros de raza, desde la cría responsable, selectiva, cuidando la salud y el bienestar de los animales, hasta todo tipo de deportes caninos que se pueden realizar con perros y también trabajos y profesiones relacionadas con el perro, que nos ayuda a tener mejores perros para cumplir distintas funciones en la sociedad.

¿El objetivo último es entonces cuidar las razas de perros?

El objetivo último y el primero es mejorarlas. De hecho está en nuestros estatutos y es algo que no ha cambiado en más de 100 años. 

Entre ellas las razas españolas, por supuesto.

Sí, especialmente. Actualmente pertenecemos a la Federación Cinológica Internacional (FCI), que es la más grande en materia canina y tiene reconocidas cerca de 400 razas. Todas son importantes, por supuesto, pero cada país tiene el orgullo de mejorar y recuperar las razas autóctonas, que además aportan un valor histórico y cultural. Gracias a las razas caninas puedes llegar a conocer de qué forma se trabajaba con el ganado en España, de qué forma se cazaba a lo largo de la historia. 

Son un legado.

Desde luego. De hecho hay algún Ayuntamiento y alguna Comunidad Autónoma que las han declarado patrimonio cultural. Por ejemplo, hace poco el Ayuntamiento de Villarreal, en Castellón, al Ratonero Valenciano, o el Ayuntamiento de Jerez con el Ratonero Bodeguero Andaluz. Mucho antes, el Gobierno de Canarias considera al presa canario como símbolo natural de Gran Canaria. Son pasos importantes a la hora de poner en valor y proteger estas razas.

No hace demasiado tiempo que ocupa la presidencia de la RSCE ¿Cuáles son sus planes para la institución? ¿Vamos a apreciar algún cambio?


Ione Belarra, ministra de Derechos Sociales.

Yo ya estaba en la en el Comité Directivo de la Canina desde hace cuatro años, pero, efectivamente, desde el 26 de noviembre soy el Presidente y con la Junta que me acompaña queremos evolucionar para que se convierta en una asociación a la vanguardia de las sociedades caninas a nivel internacional. Queremos estar presentes en todos los ámbitos relacionados con el perro. Hay aspectos que a día de hoy son cada vez más importantes y antes no se tenían en cuenta, como el desarrollo de las leyes de protección y bienestar animal o el desarrollo de la formación en profesiones relacionadas con los perros, dónde queremos estar con el objetivo fundamental de proteger a los perros, proteger a las razas caninas y también proteger la actividad de los criadores responsables.

En junio organizarán el World Dog Show. ¿Qué es este evento que llega a Madrid?

Una de las actividades más conocidas dentro del mundo de la cinofilia, el mundo de los perros de raza, son las exposiciones morfológicas, que también se dan en otras especies, como vacas u ovejas. Las exposiciones caninas se desarrollan desde mediados del siglo XIX en toda Europa. Y dentro de la Federación a la que nosotros pertenecemos, una vez al año se celebra el Campeonato del Mundo, la Exposición Mundial, que es el evento más importante. En España lo hemos celebrado en dos ocasiones, en el año 83 en Madrid y en el año 92 en Valencia. Teníamos el mandato de realizarlo en 2020, otra vez en Madrid. Como consecuencia de la pandemia hubo que retrasarlo y nos concedieron el poder hacerlo ahora. A lo largo de cuatro días, Madrid se va a convertir en el centro de los perros a nivel mundial. Va a ser una fiesta para toda la gente a la que le gustan los perros.

¿Qué se van a encontrar aquellos que acudan?

No solamente van a tener oportunidad de ver a los mejores perros del mundo, sino que también van a poder conocer todo lo que hay detrás del mundo de la cría y la selección de los perros de raza. La historia de las razas, la historia también de las sociedades caninas y lo que hacemos y  actividades para toda la familia, para todo el mundo. Esperamos que venga mucha gente porque la idea es divulgar lo que de verdad representan las razas caninas y el perro en general.

Julián Hernández Luis, Presidente de la Real Sociedad Canina
José Miguel Doval, Presidente de la Real Sociedad Canina.
ELENA BUENAVISTA

¿Qué pasos recomendaría dar a una familia que desea incorporar como un miembro más a un perro de una raza determinada?

Nosotros defendemos que debe ser una elección motivada y muy bien pensada. A veces tomamos esa decisión por impulso y eso está detrás de un gran número de los de los abandonos que se producen en nuestro país. Es cierto que a veces vemos un perro en televisión o por la calle y nos parece atractivo por su aspecto, pero lo que tenemos que hacer es intentar buscar la información adecuada para saber si de verdad esa raza se adapta a nosotros. Como dijimos, tenemos cerca de 400 razas distintas, y conociendo cuáles son nuestras condiciones de vida, nuestro carácter, etcétera, seguro que podemos encontrar el perro adecuado para tener una relación exitosa. Lo que yo recomiendo a todo el mundo es que busquen las mejores fuentes de información y, sobre, todo que contacten con criadores responsables que les van a asesorar no solamente antes de hacer esa elección, sino durante toda la vida de su perro. Además, un criador responsable va a tener la capacidad incluso de decirles que la raza que está criando no es la adecuada para ellos. Nosotros siempre intentamos dar a conocer los pros y los contras de cada de cada raza y hacer ver que no todas las razas son adecuadas para todas las personas.

¿Cómo encontrar esos criadores responsables? 

Hoy vivimos en el mundo de Google y es cierto que todo el mundo lo que hace es hacer una búsqueda y mirar lo que le sale ahí. Lo ideal sería que se pusieran en contacto con asociaciones como la nuestra. Tenemos la carencia de sabernos posicionar como una entidad asesora e informadora. Es verdad que tenemos que cubrir esa falta, porque hoy en día lo más normal es que la gente se dirija a lo primero que le aparece a veces, y no siempre lo mejor posicionado es lo más adecuado.

Los perros no escapan a las modas, ¿es algo que les preocupa?

El tema de las modas escapa a nuestro control. Nunca sabes muy bien por qué se produce; puede ser por una película, como en su momento Los 101 dálmatas,  un anuncio en televisión o un personaje famoso que tiene un tipo de perro. Cuando una raza se pone de moda es cierto que corre el peligro de que caer en manos de personas que solamente buscan el lucro y empieza a criar sin seguir los criterios de selección responsable que nosotros intentamos respaldar.  Cuando simplemente buscan ganar dinero, no se cuida tanto la salud o el comportamiento de los perros, y eso también lleva a que, con el tiempo, esas razas de moda caigan en determinados vicios. Cuando una raza entra en el peligroso cauce de estar de moda, seguro que va a tener algún problema. Y si ese problema después se generaliza dentro de la opinión pública, como ha pasado con los cockers o los dobermans, pues el el daño que se hace a la raza es mucho mayor que el beneficio.

¿Cómo saber una familia que se encuentra ante un buen criador?

En  un porcentaje muy alto de las ocasiones, cuando alguien llame a un criador de este tipo, no va a tener disponible un cachorro, porque no se trata de criadores que estén criando continuamente y que tengan perros siempre disponibles. Y lo normal es que el criador quiera establecer un contacto con la persona que le interesa para ver si de verdad tiene un interés real  en la raza, ver qué conocimientos tiene y qué tipo de familia es. Es es fácil que uno se dé cuenta de que está hablando con un criador responsable cuando dicho criador  hace más preguntas al que llama que al revés.

Yo siempre recomiendo a todo el mundo que, en la medida de lo posible, intente no adquirir un cachorro sin conocer personalmente al criador y sin ver cómo viven sus perros; ver que son perros equilibrados de temperamento, que conviven con el criador y que no tienen ningún tipo de problema independientemente de la raza. E insisto en que seguramente el proceso será largo, puede tocar esperar meses.

¡Qué difícil es pedir esperar en esta sociedad en la que se quiere todo rápido y barato!.

Por eso durante muchos años han florecido negocios de personas que se han dedicado a traer cachorros de granjas de perros que operaban sobre todo en Europa del Este. Perros casi a granel para poder atender esa demanda, porque es cierto que por mucho que uno intente decirle a la gente que tenga paciencia cuando inicia la búsqueda de un perro, muchas veces solamente por el hecho de satisfacer esa necesidad de una forma más rápida, se queda con un perro que a lo mejor no es de la procedencia adecuada. Pero es muy importante pensar que un perro nos va a acompañar entre 10 y 15 años de nuestra vida y que a veces merece la pena tener que esperar unos meses o incluso un año.

¿Qué opinión tiene respecto a la ley de protección animal que inició su andadura parlamentaria el pasado mes? ¿Cómo afectará a la cría profesional?

La futura ley de derechos de los animales afecta muchísimo a todo nuestro mundo, pero no tiene que ser negativo. A nosotros en principio nos parece positivo que exista una norma que armonice todo ese laberinto normativo al que nos enfrentamos ahora, teniendo 17 comunidades Autónomas y un montón de municipios legislando sobre el bienestar y la cría animal. Es interesante tener una norma que intente articular mejorar todo eso. Los criadores responsables no deben sentir esta ley como una amenaza, sino todo lo contrario. Además, en la Dirección General de Derechos de los Animales han sido muy receptivos a la hora de sentarse a hablar con nosotros e intentar entender lo que les proponemos. Y respecto al texto que tenemos, hay partes que nos parecen bien y hay otras, pues que nos parecen mejorables. 

«Los criadores responsables no deben sentir esta ley como una amenaza, sino todo lo contrario»

Por primera vez creo que vamos a conseguir que se reconozca la cría responsable como una forma de fomentar el bienestar animal y luchar contra el abandono. Y dentro de esa cría responsable tienen que tener cabida criadores, no solamente profesionales que viven de eso, sino también los que se pueden denominar como criadores amateur o familiares, que es la mayoría de los criadores que están en nuestra asociación; criadores que tienen pocos perros, que se dedican a esto por afición y por pasión y que gastan mucho tiempo, energía y dinero en mantener sus perros de la manera más adecuada y que pensamos que deben tener un encaje dentro de la futura ley. 

Es decir, que solo deben temer a esta ley los criadores que no hacen bien las cosas. 

Por supuesto. Para nosotros los criadores no responsables son aquellos que someten a sus perros a unas condiciones de vida inadecuadas o que realizan la actividad de la cría sin tener en cuenta mejorar la salud, el tipo y el comportamiento de sus perros. Si todos esos se quedan fuera de juego, mejor.

 ¿Qué porcentaje de los perros de raza que vemos en nuestras calles estiman que han venido de manos de un criador responsable? 

No es fácil saberlo. Nosotros tenemos datos exactos y además que se pueden, se pueden seguir y se pueden cotejar de los perros que entran dentro de nuestro sistema. Estimamos que, aproximadamente, los perros que están registrados en nuestro libro genealógico y provienen de criadores que trabajan con la Real Sociedad canina son aproximadamente un 10% del total de los perros que hay en España. Solo esos, entre 70.000 y 75000 perros nacidos al año en España. El resto no están controlados por nosotros. Y lo que sí puedo afirmar es que entre nuestros perros el nivel de abandono es prácticamente cero. Y eso se debe a la labor de los criadores que hacen toda esta labor de asesoramiento al nuevo propietario, pero también a todos los controles que se establecen en este mundo de la cría de la cría organizada. Los perros están registrados en un libro genealógico, pero, además, todos están identificados con microchip. 

«Los perros que provienen de criadores que trabajan con la Real Sociedad Canina son aproximadamente un 10% del total»

Una identificación que no se lleva a cabo pese a ser obligatoria.

Más de un 80% de los perros que se abandonan en España según los datos de Fundación Affinity están sin identificar. Las autoridades deberían intentar atacar eso, porque porque si no conseguimos que todos los perros, con independencia de que sean de raza, estén identificados, va a ser muy difícil mejorar su bienestar y para evitar su maltrato y abandono.

Algunos países y entidades veterinarias están alertando e incluso prohibiendo la cría determinadas razas con características extremas. ¿Cuál es su opinión al respecto?


Un ejemplar de bulldog francés.

Nosotros lo que estamos intentando desarrollar cada vez más son son planes de actuación que lleven a una cría cada vez más saludable de cualquier raza. Hemos puesto en marcha hace poco un sistema al que le hemos llamado pedigree oro que implica que los criadores de cada raza tengan que hacer obligatoriamente a los perros que van a utilizar para la reproducción, una serie de pruebas de salud para garantizar que solamente se cría con perros que tiene, que son perros sanos. Aparte de eso, también es cierto que a veces determinadas características en algunas razas se han ido exagerando por esas tendencias de moda que comentábamos. Lo que queremos es que tanto los criadores como los jueces caninos sean fieles a lo que marcan los estándares y no se premien determinadas características para caer en esa espiral de producir perros cada vez más exagerados en determinados aspectos. Yo creo que juntando una selección morfológica, de cría y de salud adecuada podremos evitar vernos en situaciones como la que ha ocurrido recientemente en Noruega y nos veamos abocados a que un juez o un Gobierno tomen decisiones tan drásticas que tampoco creo que que beneficien ni siquiera las razas sobre las que se pretende actuar.

Usted es criador de golden retriever y de labrador.

También he criado alguna camada de perro de aguas.

Esa es otra raza que también se ha puesto de moda y da un poco de miedo que así sea.

A la gente le le gusta mucho, por ejemplo, por el tipo de pelo. Es una raza que tiene muchísimo potencial, pero es cierto que tampoco es una raza adecuada para todo el mundo, es un perro con mucha capacidad de trabajo. Necesita mucha actividad diaria para que no se vuelva un perro excesivamente nervioso.

Volviendo a los golden y los labradores, la raza que lleva muchos años criando, ¿cuál diría que sería la familia ideal para ellos?

Para mí son dos razas ideales por su carácter, que es su valor más importante. Son lo suficientemente tranquilos dentro de casa, pero también perros divertidos cuando sales, que no te den problemas con personas que no son de casa o con otros perros. Es muy importante que ese carácter no se pierda, porque es su esencia.  Por desgracia he tenido ya ocasión de ver más de una vez tanto goldens como labradores con un carácter un poco agresivo o miedoso. Y todo eso es completamente ajeno al carácter natural de de las dos razas.

En eventos como el que vamos a ver en primavera, cuando los jueces están viendo todos esos preciosos preciosos, está claro que pueden ver la morfología del animal, ¿pero cómo evalúan su carácter y salud?

Algunos aspectos de la salud es imposible valora los en una exposición porque no se ven.  Sí es cierto que se puede percibir si se está ante un perro sano simplemente al verlo. Hay cosas que sí se perciben, como defectos en la boca o articulares. Del carácter tampoco es que se pueda hacer un examen completo, sí que puede haber determinadas cosas que te indiquen si un perro tiene el temperamento adecuado. Y es importante recordarlo porque hay veces que se premian perros simplemente por su aspecto y los jueces deben procurar poner en los mejores lugares a perros que reúnan todas las características que se buscan en una raza

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.