Irene Rosales no suele mostrar muchos momentos de intimidad de su familia, ya que considera que es su parcela privada y no quiere que sus seguidores ni la prensa vaya más allá.

Sin embargo, este viernes la mujer de Kiko Rivera ha enseñado una de las partes más especiales del hogar que comparte el matrimonio junto a sus dos hijas, Ana y Carlota.

Se trata de la habitación de juegos de las pequeñas, en la que también habrán compartido grandes momentos con su hermano Francisco, hijo de Kiko Rivera y Jessica Bueno.

La excolaboradora de Viva la vida ha mostrado el antes y el después de uno de los momentos preferidos del día a día de todos los niños: pasar la tarde jugando con sus múltiples juguetes.

Lo que ella denomina como su «oasis favorito», como así indica uno de los cuadros que hay colgados en la entrada a la habitación donde más tiempo pasan ambas.

La habitación de juegos de las hijas de Irene Rosales y Kiko Rivera.
La habitación de juegos de las hijas de Irene Rosales y Kiko Rivera.
Instagram

El matrimonio decidió dejarles a las pequeñas la buhardilla de su casa para que tuvieran su rincón más personal donde poder disfrutar juntas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.