Las autoridades están investigando la muerte, este viernes, de un recluso en la prisión de Campos del Río, en Murcia, que fue encontrado sin vida en su celda después de que no bajara al patio como cada día.

Tal y como recoge el diario La Opinión de Murcia, el cuerpo del preso, de 35 años de edad, fue trasladado al Instituto Anatómico Forense de Murcia para practicarle una autopsia.

Las primeras hipótesis, antes del examen forense, apuntan a que el recluso habría muerto a causa de una sobredosis o al menos, a algo que hubiera ingerido por propia iniciativa.

Fue después de la siesta, cuando los reclusos bajan al patio, cuando se detectó la ausencia del preso. Los responsables del centro penitenciario acudieron a su celda, donde lo encontraron tumbado. Pese a que fue avisado el médico, el recluso ya había fallecido.

Según La Opinión, el recluso fallecido había cobrado ese mismo día el peculio, es decir, el depósito de dinero que se constituye con las cantidades que tiene en su poder el recluso, y se investiga si se lo gastó en drogas.

Los funcionarios de prisiones han denunciado en varias ocasiones que, siendo muchos de los reclusos drogodependientes o vinculados con el narcotráfico, el trapicheo en el interior de la cárcel es muy habitual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.