La guerra en Ucrania iniciada por la invasión de Rusia ha removido las conciencias de millones de personas que en todo el mundo se han echado a las calles para clamar por la paz en territorio ucraniano. El pueblo ruso ha sido el primero en criticar la decisión de Putin y ya son casi 15.000 los detenidos durante las protestas en sus fronteras.

Este pensamiento podría haber llegado este viernes hasta el espacio, según recoge el diario El Mundo. Tres astronautas rusos han aparecido a través de los canales oficiales de la agencia espacial rusa Roscosmos ataviados con trajes amarillos con motivos azules, los colores de la bandera ucraniana.

Oleg Artemyev, Denis Matveyev y Sergey Korsakov despegaron en la tarde del viernes de Kazajistán a bordo de la nave Soyuz MS-21 y aterrizaron sobre la Estación Espacial Internacional pasadas las tres horas uniéndose al resto de la tripulación de la misma.

Desde allí conectaron en directo con la Tierra vestidos con atuendos amarillos con la bandera rusa sobre el pecho, pero con varios detalles de color azul en la parte baja que han llamado la atención en la prensa internacional, pues son también los colores ucranianos.

Ellos, sin embargo, han negado estar posicionándose a favor de Kiev en el conflicto, y han atribuido estas tonalidades a que era su turno para elegir el color del traje, y como tenían material amarillo de sobra, decidieron que fuera ese.

La agencia espacial rusa Roscosmos también se ha pronunciado para desmentir que sus cosmonautas estuvieran vistiendo los colores ucranianos, y ha apuntado que son en realidad los de la Universidad Técnica Estatal Bauman de Moscú, donde estudiaron los protagonistas. «Ver la bandera ucraniana en todas partes y en todo es una locura», ha señalado también la corporación.

Rusia suspende sus lanzamientos desde la Guayana Francesa

El Gobierno ruso ha anunciado este sábado su intención de suspender con carácter definitivo su programa de lanzamientos desde el puerto espacial europeo en la Guayana Francesa, según ha informado este sábado el jefe de la agencia espacial rusa Roscosmos, Dimitri Rogozin.

«¿Para qué nos hace falta?», ha declarado en conferencia de prensa desde la ciudad rusa de Samara, según la agencia de noticias rusa TASS. «¿De qué nos sirve un socio tan poco fiable?», ha añadido en relación a Francia.

La Unión Europea y Estados Unidos impusieron fuertes sanciones a Moscú, incluso a sus operaciones espaciales, tras la invasión rusa de Ucrania el 24 de febrero.

En respuesta, Roscosmos canceló más lanzamientos de sus cohetes Soyuz desde el puerto espacial en Kourou, Guayana Francesa. 27 naves espaciales Soyuz han despegado desde allí durante 15 años de cooperación.

En los últimos años, el espacio fue un área en la que Rusia y Occidente continuaron cooperando, a pesar de los conflictos y las tensiones políticas.

Roscosmos solo realizará 20 lanzamientos este año en lugar de los 30 que había planeado, según Rogozin. «Pero no es una situación tan mala», ha añadido. Los lanzamientos cancelados afectan a seis satélites de internet de la red OneWeb que utilizan estaciones espaciales rusas, al igual que tres lanzamientos de satélites de observación franceses desde Koruou.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.