La Semana Santa vendrá con lluvias al norte de la península ibérica según han señalado los meteorólogos José Miguel Viñas, José Antonio Maldonado y Francisco Martín en la rueda de prensa que Meteored ha celebrado este jueves 24 de marzo.

Faltan 17 días para el Domingo de Ramos y las previsiones no garantizan nada en estos momentos, indica Martín. “Sin embargo, hace 50 años que ingresé en el Instituto de Meteorólogos y puedo afirmar que siete días del mes de abril en los que no llueva en España no se dan nunca”.

Este año la Semana Santa se dará en el ecuador del mes de abril, que es particularmente variable. «por esas fechas, podemos tener desde días fríos con nieve en las montañas, hasta fuertes aguaceros, temporales de viento, irrupciones de polvo sahariano o días casi veraniegos en algunas zonas» analiza Meteored. 

La temperatura media en esta época ronda los 13 grados en España, con 20º en muchas zonas de Canarias, y temperaturas de unos 17º en gran parte de Andalucía. Las predicciones apuntan a que la festividad será más cálida de lo normal en el valle del Guadalquivir, provincia de Granada, Extremadura en Castilla-La Mancha y en el oeste de de Castilla y León, con valores que podrían situarse entre 1 y 3 ºC por encima del promedio. 

En cuanto a las predicciones respecto al mes de marzo, “va a ser un mes muy húmedo o extremadamente húmedo. Las lluvias medias a 20 de marzo superan un 44% de lo que es un mes de marzo normal y los embalses, afortunadamente, comienzan a llenarse de nuevo”, han declarado desde Meteored. «Por lo pronto estamos viendo que llegan nuevas borrascas. Una potente borrasca viene del atlántico hacia la Península con lluvias abundantes».

«Siete días del mes de abril en los que no llueva en España no se dan nunca”

El meteorólogo Miguel Viñas ha destacado los cambios que ha sufrido la estación primaveral durante los últimos años, que nos aportan “pistas” sobre las tendencias de cara al futuro. Las proyecciones indican que las primaveras se vuelven más inestables y con más episodios extremos, tanto en las temperaturas como en las precipitaciones. 

Las «nuevas primaveras»

Al situar la primavera en un contexto climático, podemos observar que las sequías o rachas secas están aumentando, acumulando un déficit hídrico en la Península. Parte de la culpa la tiene la emisión de gases y la huella del ser humano. Las “nuevas primaveras”, dice viñas, se caracterizan por adelantos y alteraciones de los ciclos biológicos.

“Cada vez presenciamos menos heladas, y episodios de precipitaciones, que de darse, son mucho más intensos”. El meteorólogo explica que las lluvias tienden a ser menos frecuentes pero más intensas, por lo que “en puntos concretos de la península se han llegado a registrar en 15 días las precipitaciones habituales para un año entero”.

Los meses de primavera traerán también episodios de calor extremo mas probables de lo habitual. Estas olas de calor, que históricamente se han limitado a aparecer durante el verano, se estarían adelantando, dando lugar a primaveras más cálidas.

Las predicciones, explican los meteorólogos, no son fiables por el momento. “Cuando se trata de una ciudad concreta o un punto concreto de una ciudad, como puede ser el recorrido de una procesión, las predicciones no son fiables hasta unas horas antes, o como mucho uno o dos días. Cuando hablamos de las tendencias peninsulares, me atrevería a decir que con una semana la predicción es bastante segura”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.