Adam Johnson, cuya imagen dio la vuelta al mundo cuando durante el asalto al Capitolio de EE.UU. posó con el atril de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, organizará una fiesta antes de ingresar a prisión para cumplir su pena de 75 días de cárcel.


Se cumple un año desde que Estados Unidos fue escenario de uno de los episodios más llamativos que ha dejado tras de sí 2021, el asalto al Capitolio, y desde entonces la brecha continúa entre demócratas y unos republicanos. Mientras los demócratas se afanan por recopilar pruebas que evidencien al menos las nulas intenciones del expresidente Trump por poner freno a unas protestas violentas que él mismo jaleó momentos antes durante un discurso incendiario a las puertas de la Casa Blanca, los republicanos, salvo unos pocos, optan por centrar el debate en las infundadas acusaciones de fraude electoral para justificar así lo ocurrido.

«Ven y ayúdame a celebrar mi último viernes de libertad antes de ir a prisión por el cargo más lamentable de la historia», dice Johnson en su convocatoria en Facebook, recogida este jueves por medios locales.

La fiesta está programada para el 1 de abril en un local de Bradenton, en Florida, que presume de ser «un paraíso tropical», con muelles para botes y una cancha de voleibol playa.

La fotografía de un sonriente Johnson se convirtió en una de las más publicadas entre todas las tomadas durante los sucesos del 6 de enero de 2021, cuando simpatizantes del entonces presidente, Donald Trump, irrumpieron en el Capitolio en unos sucesos que dejaron cinco muertos.


Archivo - Adam Johnson posa con el atril de Nancy Pelosi durante el asalto al Capitolio.

El hombre fue arrestado pocos días después y puesto en libertad bajo fianza, acusado de entrar o permanecer en un edificio de acceso restringido sin autoridad legal, robo de propiedad del Gobierno y entrada violenta y conducta desordenada en los terrenos del Capitolio.

Johnson parece que se lo toma con humor y a una pregunta con sorna en la misma convocatoria sobre si el atuendo recomendado es el mono naranja o a rayas blancas y negras habituales en las prisiones estadounidenses, el seguidor de Trump apuesta por la segunda opción porque va «mejor con mi tipo de piel».

La fiesta «precárcel»

«Si esta es tu primera fiesta en la prisión y te preguntas qué traer, siempre se aprecian cuchillos, archivos y tarjetas telefónicas«, aseguró en otra recomendación a la fiesta.

Al encuentro, calificado de abierto al público, sólo han confirmado su asistencia 32 personas, mientras que otras 34 se han mostrado interesadas.

En noviembre pasado Johnson alcanzó un acuerdo con los fiscales y se declaró culpable de un cargo del primer delito que se le atribuía.

Como parte del castigo, este residente de Florida y padre de cinco hijos tendrá también que cumplir con 200 horas de servicios comunitarios y pagar una multa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.