El Gobierno de Pedro Sánchez ha asegurado que informó «previamente» a Argelia sobre su cambio de postura con respecto al Sáhara Occidental al apoyar el plan de autonomía propuesto por Marruecos para este territorio. 

Así lo manifiestan fuentes gubernamentales a 20minutos después de que el Ejecutivo argelino mostrara su «sorpresa» por esta nueva posición de España. Como reacción, Argel ha llamado a consultas a su embajador en Madrid.

«El Gobierno español informó previamente al argelino sobre la posición de España en relación al Sáhara. Para España, Argelia es un socio estratégico, prioritario y fiable, con el que pretendemos mantener una relación privilegiada», han remarcado las citadas fuentes del Ejecutivo.


Sánchez y Mohamed VI.

Previamente, fuentes diplomáticas argelinas habían criticado el cambio de postura de España, que han calificado como la «segunda traición histórica» de España al pueblo saharaui. «Es la segunda traición histórica al pueblo saharaui por parte de Madrid después del funesto acuerdo de 1975″, ha apuntado la fuente, citada por el portal de noticias argelino TSA. «Finalmente, Marruecos ha obtenido lo que quería de España», ha apuntado el diplomático argelino.

Con el acuerdo de 1975, Argelia se refiere a la firma del 14 de noviembre de 1975 por la que España cedía la antigua colonia del Sáhara español a Marruecos y Mauritania, sin tener en cuenta la voluntad de la población saharaui.

Argelia es el principal suministrador de gas natural a España en un momento delicado como el actual en el plano energético. Argel rompió relaciones diplomáticas con Rabat en agosto del año pasado y en noviembre procedió al cierre del Gasoducto Magreb-Europa (GME) que bombeaba gas hasta la Península Ibérica a través de Marruecos.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, habló el pasado 6 de marzo con el presidente argelino, Abdelmayid Tebune, quien reiteró no sólo el compromiso de su país con garantizar el suministro a España, sino también la voluntad de Argelia de ayudar en lo posible, como socio fiable en materia energética que quiere ser, a los europeos, según indicaron fuentes gubernamentales.

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, no quiso aclarar este viernes si Argelia había sido informada de antemano sobre el cambio de posición del Gobierno, escudándose en que «la diplomacia requiere discreción», pero sí se mostró convencido de que no afectará al suministro de gas a España por parte de este país. «Argelia ha demostrado repetidas veces que es un socio fiable», sostuvo Albares, asegurando que mantiene una relación «fluida» con su homólogo argelino.

Sin embargo, Argel ha manifestado su «sorpresa» por la nueva posición de España con respecto al Sáhara Occidental y la crisis diplomática es ya un hecho. Ha sido después de la reacción argelina cuando el Gobierno de Sánchez ha asegurado que el país norteafricano conocía la decisión de antemano sobre la antigua colonia, insistiendo en que le considera un socio fiable y prioritario para España.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.