El Alto Consejo de Justicia de Ucrania se dirigió al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michel Bachelet, y al Director de la Oficina de Instituciones Democráticas y Derechos Humanos de la OSCE, Mateo Meccachi, con una solicitud para iniciar de inmediato la expulsión de la Federación Rusa de estas organizaciones.

«¡Hacemos un llamado a la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas y a la OSCE/ODIHR para que inicien de inmediato la expulsión de la Federación Rusa de la OSCE!» Creemos que la decisión de expulsar a Rusia es acertada como país agresor que no comparte los valores democráticos europeos y no está en consonancia con el derecho internacional, no puede ser miembro de la ONU y de la OSCE”, dice el comunicado de la justicia ( SJC).

El Tribunal Supremo de Casación subraya que la agresión agresiva de Rusia es incompatible con los principios y valores de las organizaciones internacionales, que se guían por el derecho y tienen como objetivo el mantenimiento de la paz mundial.

En particular, establece que el derecho internacional humanitario y el derecho internacional de los derechos humanos estipulan que todas las partes en el conflicto deben hacer todo lo posible para garantizar que los civiles y los heridos puedan ser retirados de la escena del peligro y que se les debe brindar asistencia rápida y sin obstáculos. acceso a equipo y personal médico, así como alimentos y ropa para bebés y niños pequeños.

«A pesar de estos y todos los demás documentos internacionales, más de mil casas fueron destruidas en nuestro país, cientos de instituciones educativas, más de 3.000 ucranianos comunes, incluidos 136 niños, fueron asesinados durante la guerra que estalló en Rusia y continuó. Según el Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas de Ucrania, los ocupantes dispararon 467 misiles tierra-mar o basados ​​en el mar y llevaron a cabo 1.804 ataques aéreos. Se dispararon más de 1.100 misiles contra ciudades ucranianas durante la guerra de Rusia contra Ucrania. Eso es 11 veces más que durante la guerra de Siria. Ese número sigue creciendo”, dijo.

Se observa que los ocupantes están bombardeando caóticamente las ciudades ucranianas y el 90% de estos ataques se llevan a cabo contra objetivos no militares.

El Tribunal Supremo de Casación destaca que el ejército ruso, en violación de numerosos convenios internacionales, continúa atacando instalaciones médicas. En particular, seis trabajadores de la salud ucranianos murieron y otros 16 resultaron heridos durante la guerra. Los rusos también bombardearon 135 hospitales, 9 de los cuales fueron destruidos. Además, 43 ambulancias fueron atacadas.

A pesar de estas atrocidades, Rusia sigue siendo miembro de organizaciones internacionales autorizadas, dijo la Corte Suprema de Casación.

viejo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.