El Camp Nou se vistió de gala este miércoles para acoger el partido de vuelta de cuartos de final de la Champions femenina entre Barça y Real Madrid. Toda una fiesta del fútbol que reunió en el coliseo azulgrana a 91.553 espectadores.

Una cifra que establece un nuevo récord mundial de asistencia a un partido de fútbol femenino: nunca en la historia se habían congregado tantos aficionados en ningún lugar del mundo, lo que hace aún más especial la cita.

La afición respondió con creces y el récord de asistencia a un partido de clubes, los 60.739 espectadores que vieron en el Wanda Metropolitano el Atlético-Barça de la Primera Iberdrola 2018-2019, se superó ampliamente, así como los 90.195 que presenciaron en el Rose Bowl de Pasadena (Estados Unidos) la final del Mundial de 1999 entre las locales y China, anterior récord mundial. 

El Barça superó al Madrid en un partido en el que las de Toril tuvieron sus oportunidades pese al dominio azulgrana. Con goles de Mapi León, Aitana Bonmati, Claudia Pina, Alexia Putellas y Caroline Hansen, las de Giráldez acceden con un global de 8-3 a semifinales, donde se medirán ante el ganador de la eliminatoria entre Arsenal y Wolfsburgo. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.