El Pentágono afirmó este martes que Rusia ha movido «un número pequeño» de unidades en la última jornada en las proximidades de Kiev y descartó que se trate de «una retirada real», ya que mantiene «la vasta mayoría» de sus tropas allí.


Voluntarios limpian los escombros de la zona bombardeada en Járkov.

«Creemos que esta es una reubicación, no un repliegue real, y deberíamos estar todos preparados para ver una gran ofensiva contra otras zonas de Ucrania», dijo el portavoz del Departamento de Defensa, John Kirby, en una rueda de prensa, informa Efe.

Kirby señaló que «nadie debería engañarse con la reciente afirmación del Kremlin de que, de repente, reducirá los ataques militares contra Kiev o cualquier otra información de que va a retirar todas sus fuerzas».

Rusia anunció este martes su decisión de reducir «drásticamente» la actividad militar en torno a la capital ucraniana y la asediada ciudad septentrional de Chernígov tras las negociaciones celebradas en Estambul con la delegación ucraniana.

«Posición defensiva»

Kirby precisó que han visto el movimiento de un «número pequeño» de unidades rusas desde Kiev hacia el norte, pero admitió que es demasiado pronto para saber cuál es su destino final.

«Creemos, evaluamos, que es probable que serán reubicadas para ser utilizadas en otros lugares en Ucrania», indicó el portavoz, quien recordó que Rusia ha dicho que va a centrarse en la región del Donbás, en el este ucraniano.


Macron y Putin acuerdan un esfuerzo de urgencia para restaurar el alto el fuego

Aun así, destacó que «la gran mayoría de las fuerzas rusas» está en las inmediaciones de Kiev. «Consideramos que están en una posición defensiva, desde hace días han dejado de intentar avanzar hacia Kiev y han adoptado una especie de postura defensiva», dijo Kirby, quien señaló que no dispone información sobre posibles esfuerzos rusos para reabastacer a sus tropas en las proximidades de la capital ucraniana.

El portavoz consideró que Rusia debería negociar con los ucranianos «de buena fe», ya que esta es una oportunidad de poner fin al conflicto, iniciado el 24 de febrero con el inicio de la invasión por parte de Moscú. «La guerra podría acabar hoy» si el presidente ruso, Vladimir Putin, «hiciera lo correcto y retirara todas sus fuerzas de Ucrania», agregó.

Biden se muestra cauto

Por su parte, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, prefirió mostrarse cauto ante la noticia de que Rusia reducirá «drásticamente» sus operaciones militares en Kiev y Chernígov, y reafirmó el apoyo al Ejército ucraniano, descartando al mismo tiempo relajar las sanciones económicas impuestas a Moscú, informa Europa Press.


El equipo negociador de Ucrania, en la reunión en Estambul.

«Ya veremos. No digo nada hasta que vea cuáles serán sus acciones. Veremos si cumplen con lo que sugieren», afirmó Biden durante una rueda de prensa este mismo martes, en la que dejó claro que Washington «seguirá manteniendo vigentes las sanciones» y «brindando al Ejército ucraniano ayuda para defenderse. «Seguiremos vigilando de cerca lo que sucede», añadió.

El jefe propio jefe de la delegación rusa en las negociaciones con Ucrania, Vladimir Medinski, matizó tras la reunión que ambas partes mantuvieron este martes en Estambul que la reducción de estas operaciones militares «no significa un alto el fuego».

«Esto no es un alto el fuego», recalcó Medinski, que calificó el paso como el «deseo» de Moscú «de llegar gradualmente a una reducción de la escalada del conflicto al menos en esas direcciones».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.