Alex Dolgopolov vuelve a Ucrania pero de la peor manera posible, reclutándose en el ejército improvisado que en las últimas semanas se ha ido forjando para combatir a las fuerzas rusas que llevan más de tres semanas invadiendo su país vecino. 

El extenista se suma así a la larga lista de deportistas que arriesgan su vida por el futuro de sus compatriotas y que se han unido a la resistencia desde que empezó la guerra. Ha sido el propio Dolgopolov el que ha anunciado su decisión compartiendo una imagen de su equipamiento en redes sociales.

«La guerra me pilló en Turquía. Llegué allí un día antes de que comenzara. trayéndome a mi hermana y a mi madre. He estado practicando tiro. Tuve la suerte de que alguien que fue soldado profesional que enseñara en 5-7 días. Me siento cómodo con las armas y puedo pegar en la cabeza 3 de cada 5 veces», explica el ucaniano.

Del mismo modo relató cómo llegó desde Zagreb conduciendo hasta la capital de su país. «Manejamos a través de Europa, entramos a Ucrania por Polonia y, al fin, llegamos a Kiev», contó. «Antes eran raquetas y cuerdas, ahora esto».

«Este es mi hogar y lo defenderemos. ¡Con toda la gente que se quedó aquí! Siento mucho respeto por todos y mucho orgullo por lo unido que está el país bajo la presión de un dictador loco», zanjó Dolgopolov en su publicación.

«No soy Rambo» recordaba el ucraniano al que las lesiones le obligaron a retirarse en 2021 tras más de 15 años carrera. Hasta en 9 ocasiones se ha enfrentado a Rafa Nadal, con dos victorias contra el de Manacor incluidas (en Indian Wells 2014 y Queens 2015).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.