Una de las prestaciones que concede en España el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) es la prestación por incapacidad temporal, más conocida como baja laboral temporal.

Se concede cuando un determinado trabajador sufre una dolencia que le obliga a abandonar durante un tiempo determinado su puesto de trabajo, debido a su estado de salud.

Si el trabajador ha cumplido el tiempo máximo de su baja laboral y no mejora, podrá solicitar una pensión por incapacidad permanente, siempre y cuando lo determine así el Tribunal Médico de la Seguridad Social.

En el caso de las bajas temporales, tal y como recoge el portal Noticias Trabajo,  el afectado puede estar de baja durante un año como fecha tope, siempre y cuando no lo amplíe el médico encargado de la baja.

Si pasado el año el paciente no se ha recuperado como para volver a trabajar, la baja se puede prorrogar seis meses más, sin que exista posibilidad de que la baja se pueda ampliar más.

El INSS reconoce cuatro tipos de baja: muy corta, si la baja es de menos de cinco días; corta, si la baja es entre 5 y 30 días; media, si la baja es entre 31 y 60 días; y larga, si la baja dura más de 61 días.

En cuanto a lo que el trabajador cobra durante la baja, por enfermedad común o accidente no laboral se cobra a partir del día 4. Del día 4 al 21 se cobra el 60% del sueldo. Desde el día 21 se cobra el 75% del sueldo.

En el caso de enfermedad profesional o accidente laboral, se cobra el 75% del sueldo desde el día 1 en el que se concede la baja.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.