El huevo es un alimento que tiene un destacado papel en la dieta mediterránea porque contiene 13 nutrientes esenciales. Por ejemplo, tiene todas las vitaminas, salvo la C, y es una de las principales fuentes dietéticas de vitamina D, de la que muchas personas tienen déficit, según aseguran a 20minutos fuentes de Inprovo, la Organización Interprofesional del Huevo y sus Productos..

Además, los huevos frescos son alimentos seguros si se manipulan siguiendo unas sencillas pautas higiénicas. Son las siguiente, según recalcan desde Inprovo:

La salmonella prospera a temperaturas superiores a los 20 grados, por lo que hay que tener extremo cuidado con los huevos. Es muy recomendable en esta época que siempre estén metidos en la nevera.
Huevos.
Pixabay/Peggychoucair

1) Lavarse las manos con frecuencia a la hora de manipular los alimentos, y en particular antes y después de tocar alimentos crudos.

2) Limpiar y desinfectar las superficies y utensilios después de haberlos utilizado en la manipulación de alimentos crudos.


Tortilla de bacalao.

3) No poner productos elaborados con huevo en recipientes usados (para cascar huevos, dejar las cáscaras, batir huevos o para manipular productos crudos).

4) El huevo es un alimento muy rico en nutrientes, por lo que son especialmente apreciados por los microorganismos patógenos si les damos facilidades para reproducirse.

5) Es preferible utilizar los huevos una vez coagulados por completo (las tortillas bien cuajadas, por ejemplo).

6) Los alimentos elaborados con huevo que no vayan a ser consumidos en el momento deben refrigerarse inmediatamente y desecharse al cabo de 24 horas desde su elaboración.

7) En establecimientos que preparan y sirven comidas, no se puede utilizar huevo fresco si no se puede garantizar que se alcanzan los 75ºC en el centro del alimento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.