Charles Leclerc va a intentar lograr una segunda pole consecutiva que le confirme como el gran referente del momento. El monegasco, a diferencia de Carlos Sainz que está sufriendo con la pesadilla del ‘porpoising’, no ha tenido mayores problemas para dominar los tres libres frente a un Max Verstappen que se ha quedado corto.


Atentado en Jeddah durante el GP de Arabia Saudí

Con el recuerdo de lo ocurrido en la noche del viernes y el conato de cancelación de la carrera, todos los pilotos intentarán demostrar que están en condiciones de mejorar sus sensaciones, especialmente los Mercedes (Lewis Hamilton es el mejor de los motorizados por ellos y no pasó del 11º en los libres) o Fernando Alonso, cuyo Alpine da ligeras sensaciones mejores pero sin venirse arriba.

Q1: Se confirma la crisis de Hamilton

La primera tanda de la clasificación se vio interrumpida cuando había transcurrido la mitad. Justo cuando Leclerc y Sainz pugnaban por su primera vuelta rápida, Nicholas Latifi perdió el control de su Williams y se estrelló con violencia contra las protecciones.

Tras la reanudación, Carlos Sainz dio un golpe en la mesa con un gran tiempo, más rápido incluso que el de su compañero pese a esos rebotes incesantes. Ni Max Verstappen pudo con él.

Pero la noticia estuvo detrás. Mientras Fernando Alonso se situaba en una relativamente incómoda, pero suficiente, 11ª posición, Lewis Hamilton se vio peleando por no caer en la Q1. El peor momento de los últimos años del heptacampeón, de largo, que se vio eliminado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.