Carlos Alcaraz se impuso este martes, por 7-5 y 6-3, al griego Stefanos Tsitsipas para clasificarse a los cuartos de final del Masters 1.000 de Miami.

Alcaraz, número 16 del ránking mundial a sus 18 años, revalidó en la pista Grand Stand de Miami el triunfo que había logrado el año pasado contra Tsitsipas (número 5 del mundo) en el Abierto de Estados Unidos, cuando ganó el desempate del quinto set.

El murciano, campeón en Río de Janeiro este año, sigue volando en el torneo de Miami con un tenis espectacular, variado, con golpes potentes y toques elegantes que provocaron la sentida ovación de los espectadores presentes al acabar el encuentro.

Que Alcaraz daría espectáculo se entendió a los pocos minutos, cuando ganó un fantástico punto con un golpe por debajo de las piernas y una excelente volea de revés para defender la red.

Y pese a entregar el saque en el sexto juego (2-4) y perdonar cuatro bolas de rotura en el siguiente, lo que puso a Tsitsipas por delante 5-2 en el primer set, Alcaraz siempre pareció estar al mando de las operaciones.

Tsitsipas sufría mucho para ganar sus puntos, mientras que Alcaraz golpeaba con potencia tanto con la derecha como con el revés, defendía de forma inmejorable la pista y obligaba al rival a forzar sus golpes.

El griego necesitó diez minutos para mantener su saque y escaparse 5-2 y poco a poco los avisos de Alcaraz se convirtieron en una auténtica avalancha.

Con el público entregado

El español recuperó la rotura a 15 en el 4-5 y mantuvo su saque a cero con un maravilloso lob de revés que tocó la línea. Fue el comienzo de una racha de siete juegos consecutivos en los que Alcaraz apenas dejó cinco de 32 puntos a su rival.

El público aplaudía cada punto del español, que alternó toques de enorme potencia y otros de clase pura, voleas y dejadas que dejaban parado a uno de los jugadores más fuertes a nivel defensivo del circuito.

La racha de Alcaraz le llevó del 2-5 al 7-5 y 2-0, con una rotura en el primer juego del segundo parcial que dejaba contra las cuerdas a Tsitsipas.

Convirtió la primera oportunidad de break que consiguió en el segundo set y salvó tres en contra para defenderla haste el definitivo 6-3.

Sentenció el partido con una maravillosa dejada de revés y voló a los cuartos de final de Miami, donde se medirá con el ganador del partido entre el estadounidense Taylor Fritz y el serbio Miomir Kecmanovic.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.